1936

El 18 de julio de 1936 tuvo lugar una sublevación militar dirigida contra el gobierno de la Segunda República. Uno o dos días después una milicia armada, grupo paramilitar posiblemente formado por falangistas o requetés, detuvieron a Isidoro Mata Martínez. Puede que Isidoro y Casilda estuviesen en Cereceda en casa de la madre de Isidoro porque Casilda estaba de vacaciones escolares de verano.
Nos han llegado diferentes versiones sobre su muerte. Se dice que lo encontraron muerto y se hizo un entierro por la noche.
Casilda a finales de agosto decidió ir a abrir la escuela de San Llorente porque se acaban las vacaciones de verano y se había de empezar un nuevo curso escolar. Alguien le dijo que esto podría ser peligroso y que mejor sería quedarse en Cereceda. Pero ella decidió marchar con sus hijos a abrir la escuela.
No sabemos si es en la llegada a San Llorente o por el camino cuando el autobús en el que viajaban es parado por la milicia y son obligados a bajar. Alguien ha explicado que hubo insultos y que le cortan el pelo allí mismo. Lo cierto es que se la llevan y los hijos se quedan solos y guiados por los más mayores deciden volver a Cereceda andando.
De Casilda nunca más se volvió a saber nada.
Parece ser que en este momento Casilda estaba embarazada, en una fase avanzada de gestación. Alguien ha apuntado que esperaron a que tuviera su hijo antes de fusilarla.